DETRÁS DE UN GRAN DISEÑO HAY SIEMPRE UNA GRAN HISTORIA

“Tras 25 años como escultor y transmitiendo al mundo mi arte con sus mensajes,
la evolución natural para mí era ver a la gente llevar puesto mi arte.
Hago arte para llevar
porque una joya tiene que ser más que un mero objeto decorativo
y además, las joyas dicen mucho de la persona que las lleva, por eso tienen que ser especiales”